Skip to content Skip to footer
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Vilafranca de Bonany: el encanto rural del interior de Mallorca

Puesta de sol en Vilafranca de Bonany, un pueblo del interior de Mallorca

Vilafranca de Bonany es una joya escondida en el Pla de Mallorca. Se trata de un tranquilo pueblo de interior conocido por sus exquisitos melones y un paisaje agrícola que captura la esencia de la vida rural mallorquina. Situado a poca distancia de Palma y muy cerca de Manacor, es el destino perfecto para quienes buscan tranquilidad.

Fundado en 1620, Vilafranca de Bonany ha crecido en torno a la agricultura, especialmente en el cultivo de melones. El pueblo fue inicialmente eximido de impuestos para atraer a trabajadores agrícolas, lo que le dio su nombre, que significa “villa libre de impuestos”. Con una rica historia que incluye desde su fundación hasta su desarrollo en la época musulmana y cristiana, el pueblo ha mantenido su encanto rústico.

¿Qué hacer en Vilafranca de Bonany?

Aprovecha para integrarte en el ritmo tranquilo del pueblo con paseos por sus calles y disfruta de un café en la plaza del pueblo. No te pierdas la oportunidad de probar y comprar melones durante la famosa Fira del Meló en septiembre, que celebra la cosecha con actividades y degustaciones.

A finales de julio el pueblo celebra las fiestas de la Beata. Durante una semana hay planes para todos los gustos, desde actividades para niños, hasta música en vivo. El animado ambiente es estas fechas hace que sean muchos los curiosos que se acercan a conocer de cerca estas fiesta tan arraigada.

La ubicación de Vilafranca de Bonany es privilegiada. Se encuentra en pleno centro de la isla, por lo que en coche estas a unos 30 minutos de los principales puntos de interés: aeropuerto de Mallorca, Palma, Playa de Es Trenc, Cala Millor, Felanitx y la Playa de Alcúdia, entre otros.

De hecho, su ubicación es perfecta para los ciclistas que quieran hacer una ruta en bicicleta en un entorno más llano. No obstante, hay rutas en bicicleta de alquiler como la de Vilafranca hasta el Puig de Bonany que pondrá a prueba tu estado físico. Lo mismo te ocurrirá con la ruta hasta el Puig de Sant Salvador o hasta el Santuario de Cura.

Leave a comment